La homosexualidad no es una enfermedad, es orientación sexual

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La homosexualidad no es una enfermedad, es orientación sexual.

Gracias a los estudios realizados a lo largo de años hoy los homosexuales pueden disfrutar de su orientación sexual. Pero aún falta mucho por hacer incluso en las sociedades abiertas a esta controversia.

ENLACES PATROCINADOS

Durante el desarrollo de la humanidad el homosexualismo ha sido castigado, despreciado y peor aún, ignorado como tendencia sexual.

En los últimos años la tendencia general ha sido excluir de la lista de enfermedades a la homosexualidad. Entre la homosexualidad y la heterosexualidad existe un abanico de tendencias que abarcan a la esfera sexual.

La homosexualidad no es una enfermedad. Qué es la homosexualidad. Teoría neuroendocrina prenatal

La homosexualidad es la atracción que siente un individuo por otro del mismo sexo. Se presenta en mujeres y hombres.

En el caso de los hombres se ha generalizado el término gay para diferenciarlos de los heterosexuales. En el caso de las mujeres se utiliza el término lesbiana.

Teoría más aceptada sobre la homosexualidad

La teoría más aceptada dentro de la comunidad científica es la neuroendocrina prenatal que explica el por qué la homosexualidad no es una enfermedad. Se basa en la formación del embrión humano en diferentes etapas de su vida intrauterina.

Durante el primer trimestre de la gestación se produce la diferenciación de los órganos genitales. Aquellos embriones que están bajo el influjo de hormonas femeninas desarrollarán genitales femeninos. Los embriones que reciben más el influjo de hormonas masculinas desarrollarán genitales masculinos.

Sin embargo, la diferenciación sexual cerebral ocurre entre el segundo y tercer trimestre del embarazo. Si durante esta diferenciación cerebral el embrión resulta estimulado por hormonas diferentes a la que determinaron su sexo biológico, ocurrirá un desfasaje entre el sexo biológico y el cerebral.
Así por ejemplo, un embrión biológicamente femenino, con genitales de hembra, pudiera desarrollar un cerebro con orientación sexual masculina y viceversa.

  • Gay: Cerebro femenino con genitales masculinos.
  • Lesbiana: Cerebro masculino con genitales femeninos.

Existen diferencias de estructuras nerviosas entre gays y heterosexuales

También se ha demostrado que la homosexualidad no es una enfermedad al comparar una parte del cerebro de hombres homosexuales y heterosexuales.

El hipotálamo es una estructura nerviosa que forma parte del cerebro. Esta estructura es en su parte anterior dos veces más grande en hombres heterosexuales que en mujeres heterosexuales.

Ha quedado expuesto en observaciones realizadas por años que esta parte del hipotálamo de hombres homosexuales es similar a la de las mujeres heterosexuales.

Otras estructuras del sistema nervioso central del ser humano muestran diferencias similares en tamaño vinculadas con la orientación sexual.

Factores generales que influyen en la orientación sexual.

En la orientación sexual influyen gran cantidad de factores como

ENLACES PATROCINADOS
  • Diferencias estructurales en parte del cerebro,
  • Circuitos neuronales,
  • Factores genéticos
  • Hormonas.

Se ha mencionado también que el consumo de diferentes fármacos durante los primeros seis meses de embarazo podría influir en ello. Se han citado los antiinflamatorios no esteroideos y algunos analgésicos ya que interfieren en la formación de estructuras hipotalámicas.

Punto de vista psicológico sobre el ser homosexual

  • Muchos estudios demuestran que no existe evidencia que apunte a que el modo de crianza juegue papel alguno en la orientación sexual definitiva del individuo
  • La homosexualidad no es una enfermedad ni una conducta contranatural. Por lo expuesto anteriormente queda demostrado que la homosexualidad es una variante normal y natural de la sexualidad humana.
  • La homosexualidad no es una fuente de efectos psicológicos negativos.
  • La homosexualidad no es una enfermedad psicológica tampoco, por tanto no hay pruebas suficientes para apoyar el uso de intervenciones psicológicas para cambiar la orientación sexual. No obstante se aprobó en 2017 una ley en Brasil que pretende revertir esta conclusión.
Datos sobre la aceptación de la homosexualidad por parte de los gobiernos
  • El 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud.
  • En 1994 el Reino Unido se unió a esta consideración.
  • El Ministerio de Salud de la Federación Rusa lo hizo en 1999. La Sociedad China de Psiquiatría determino que la homosexualidad no es una enfermedad en 2001.
  • Los dirigentes de la Asociación Norteamericana de Psiquiatría (APA) habían votado previamente de manera unánime retirar la homosexualidad como trastorno de la sección Desviaciones sexuales de la segunda edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (el DSM-II) en 1973.
América Latina y la homosexualidad.

En América Latina la homosexualidad se considera legal en todos los países. No obstante las manifestaciones de homofobia son frecuentes y relativas a gran cantidad de personas. Esta situación puede justificarse por el hecho que de manera general el continente es rico en sociedades machistas.

La mayoría de los países de esta región tienen legislación contra la discriminación por la orientación sexual. Entre ellos:

Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Perú, Uruguay, Venezuela, y Chile, así como Puerto Rico y todas las dependencias francesas del Caribe.

El primer país de Latinoamérica en permitir el matrimonio entre homosexuales fue Argentina, el 15 de julio de 2010. En el año 2013 Uruguay y Brasil se sumaban a tan justa ley contra la discriminación homosexual.

Fueron pioneros Argentina, Uruguay y Brasil en el reconocimiento del los homosexuales como seres humanos no enfermos, normales.

El hecho de querer convertir a un homosexual en heterosexual es tan imposible como lo contrario, dado que su naturaleza estriba en la organicidad de este proceso.

 

ENLACES PATROCINADOS

Enlace permanente a este artículo: https://doctoradys.com/la-homosexualidad-no-es-una-enfermedad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies